11 junio, 2017

Marruecos: Levantamiento popular en el Rif


La doble moral de la monarquía alauita en las Relaciones Internacionales - Ramiro Gómez


MARRUECOS SE PERMITE “JUZGAR” A VENEZUELA MIENTRAS REPRIME A LOS SAHARAUIS Y LA REBELIÓN DEL RIF

Una alusión al Sáhara Occidental como territorio ocupado ha provocado un enfrentamiento dialéctico en Naciones Unidas entre los embajadores de Venezuela y Marruecos, país que cerró su Embajada en Caracas en 2009 –recuerda Ramiro Gómez– en represalia por el apoyo de Hugo Chávez al movimiento independentista saharaui del Frente Polisario.

Una alusión al Sáhara Occidental como territorio ocupado ha provocado un enfrentamiento dialéctico en Naciones Unidas entre los embajadores de Venezuela y Marruecos, país que cerró su Embajada en Caracas en 2009 en represalia por el apoyo de Hugo Chávez al movimiento independentista saharaui del Frente Polisario.

El origen de la disputa estuvo en la petición que hizo el representante venezolano, Rafael Darío Ramírez, de que se tuviera en cuenta a los "territorios ocupados" de Palestina y el Sáhara Occidental para cumplir estos objetivos.

La respuesta del embajador marroquí, Omar Hilale, no se hizo esperar. Acusó a la "oligarquía dictatorial chavista" de condenar "a la miseria" al pueblo venezolano y consideró que "más dramática" que la situación de los saharauis es la de "los niños venezolanos que buscan comida en la basura".

"Mientras que su pueblo no encuentra medicamentos para curar sus enfermedades, ni alimentos para comer, ni leche para amamantar a los bebés y mientras el Gobierno cierra las escuelas para ahorrar electricidad, su embajador se permite volar en jet privado en Estados Unidos y los países del Caribe" –le espetó Hilale al representante venezolano.

Frente a la difícil situación económica que atraviesa Venezuela, el embajador marroquí puso en valor las inversiones de Marruecos en el Sáhara Occidental, con un presupuesto de más de 7.000 millones de dólares (unos 6.500 millones de euros). "Este no es el caso de Venezuela, la última dictadura en America Latina", insistió Hilale, que se preguntó de manera irónica si el representante venezolano no se había equivocado de reunión al hacer referencia al Sáhara Occidental. (Fuente: Agencia Europa Press 20-04-17).

Cuando la palabra Monarquía es sinónimo de doble moral en las Relacionales Internacionales

Por medio de un comunicado la Cancillería venezolana fustigó que sea precisamente un reino, "ocupante de un territorio sometido a proceso de descolonización por las Naciones Unidas", el que critique su Estado de derecho. El Gobierno de Venezuela deploró la declaración de Marruecos emitida este jueves contra su orden constitucional y Estado de derecho, e instó al país monárquico a no intervenir en sus asuntos internos.

En su declaración, el Reino de Marruecos señalaba que los venezolanos "se encuentran privados de sus derechos humanos más elementales a la educación, la alimentación, el agua potable y los servicios sociales".(22-04-17 Telesur).
Ante esto, la Cancillería venezolana emitió un comunicado de rechazo al "infundado" texto marroquí, y destacó en su respuesta que el progreso y desarrollo en ese país "muy a pesar del cerco económico, financiero y agresiones internacionales, goza de reconocimientos por distintos organismos" de Naciones Unidas.

"El modelo de derechos humanos en materia de educación, salud, cultura, vivienda y disminución de la pobreza, entre otros, conforman un vigoroso andamiaje de protección y buen vivir de la ciudadanía en Venezuela" –añade la nota oficial.

Igualmente, el Gobierno de Nicolás Maduro sentenció como "inadmisible" que un reino, "ocupante de un territorio sometido a proceso de descolonización por las Naciones Unidas (...) pretenda dar lecciones e interferir en los asuntos internos de Venezuela".

Por lo cual, llamó a Marruecos "a no sumarse a la conjura internacional que procura la desestabilización y vulneración de la paz en nuestra patria, violentando los principios de respeto entre Estados soberanos y la libre determinación del pueblo de Venezuela".

Marruecos opta por la represión en el Rif: intenta decapitar la rebelión

Actualmente, el líder de la rebelión rifeña, Naser Zafzafi, está detenido después de haber denunciado en una mezquita de Alhucemas que Rabat utiliza también la religión para tratar de acallar las protestas.

El corazón del Rif había quedado sumido en una tregua, por lo menos hasta finales de julio cuando estaba convocada la siguiente gran manifestación, pero las autoridades marroquíes dieron el viernes al traste con ella. No está claro si volvieron a meter la pata o si quisieron acabar de una vez con la rebelión, que empezó hace siete meses, en la provincia de Alhucemas.

Esta vez ha sido el Ministerio de Asuntos Islámicos el que ha echado leña al fuego al querer utilizar a los imanes para desactivar las protestas en Alhucemas y sus alrededores. Recurrir a la religión para alcanzar fines políticos forma parte de las costumbres de su titular, Ahmed Toufiq, no solo en Marruecos sino más allá de sus fronteras empezando por Ceuta y Melilla donde tutela a casi todos los clérigos musulmanes.

Toufiq exigió a los imanes de la provincia de Alhucemas, todos ellos asalariados de su ministerio, que el viernes, el día que más fieles acuden a rezar, pronunciaran un sermón en el que reprochasen a los jóvenes rebeldes el fomentar la “fitna”, el enfrentamiento entre musulmanes. Su orden ponía de facto fin a la tensa calma que reinaba en la provincia desde hacía ocho días.

Tras la gigantesca manifestación del 18 de mayo el Gobierno marroquí se había mostrado conciliador. Cuatro días antes, el 14 de mayo, los seis partidos políticos que conforman la mayoría gubernamental habían estimulado las protestas al publicar un comunicado en el que acusaban a sus cabecillas de “promover ideas destructoras que siembran la discordia” y, peor aún, de ser “separatistas”, es decir nacionalistas rifeños.( Fuente elconfidencial.com)

Naser Zafzafi, el líder de las protestas rifeñas

Hace ocho meses Nasser Zafzafi era un desempleado soltero de 37 años que volcaba sus opiniones políticas en vídeos en su cuenta de Facebook. Nadie lo conocía más allá de Alhucemas. Pero la muerte de Mouhcine Fikri, un vendedor de pescado triturado en un camión de basura cuando quería impedir que le confiscaran la mercancía, trastocó para siempre la vida de Zafzafi y la de esta ciudad de 60.000 habitantes situada en el corazón del Rif.

Fuentes Consultadas:

(**) Título original: "Cuando la palabra Monarquía es sinónimo de doble moral en las Relacionales Internacionales"
_______________________________________________

Marruecos: Levantamiento popular en el Rif - Yassin Ben Salem



Hace seis meses, a consecuencia de la muerte del vendedor de pescado triturado en un camión de basuras, comenzaron las movilizaciones de masas en la ciudad de Alhucemas (Norte de Marruecos) pidiendo justicia por la muerte de Mohsin Fikri. Estas movilizaciones se han transformado en un auténtico levantamiento popular (el Hirak Chaabi) que reclama acabar con la corrupción, la construcción de un hospital multidisciplinar en la cuidad, una universidad y la creación de carreteras para mejorar las comunicaciones de la región del Rif, que ha sido castigada y marginada desde la independencia en relación al resto de Marruecos. La lucha ha alcanzado tal grado de participación y resistencia, que ha provocado una nueva crisis política en el régimen marroquí.


Durante estos seis meses de movilizaciones el gobierno ignoró las demandas de los manifestantes, esperando que la ira popular se apagase con el paso del tiempo. Pero la presión del movimiento se hizo tan potente que el régimen se vio obligado a enviar una delegación compuesta por seis ministros para “dialogar” con los manifestantes que pedían que el gobierno se disculpa por llamarles separatistas. Si alguien pensaba que con esta maniobra se iba a terminar con la protesta la realidad ha sido muy diferente. Correctamente, desde el movimiento se ha acusado a la delegación de ser parte del problema y no la solución, ya que algunos de sus miembros, como el Ministro del Interior Mohamed el Fatit y el amigo del rey y ministro de Agricultura y Pesca, Aaziz Ajanouch, forman parte de la trama de corrupción llamada “los servidores del estado” que estalló el año pasado.

El fracaso de los ministros en frenar y dividir al movimiento ha revelado al Gobierno que existe un malestar social que ya no se puede calmar con promesas y que se necesitan acciones concretas. La opción de la represión policial ha sido desde el principio la solución preferida por el Gobierno para acabar con las movilizaciones. El Gobierno ha aprovechado la protesta del líder del movimiento Nasser Zafzafi (un parado de 39 años apenas conocido antes de las luchas y que se convertido en símbolo del movimiento popular) contra un predicador que había atacado a los activistas durante el rezo del viernes, para lanzar una operación masiva de detenciones de activistas.

La detención de estos militantes y la represión contra las protestas pacíficas de la población de Rif motivó manifestaciones de solidaridad en numerosas ciudades como Tánger, Rabat, Tetuán, Casablanca, Marrakech... en las que participaron miles de personas y que en algunos casos fueron duramente reprimidas por la policía. Las consignas repetidas en estas protestas han apuntado a la corrupción de la clase política, con lemas como: “¿Por qué somos pobres? Porque los que nos gobiernan son ladrones”, “Sois un gobierno o sois una mafia” o “Majzén (en alusión al sistema político) escucha, ya no das miedo”.

Maniobras desesperadas del régimen

Las protestas de Rif han demostrado la impopularidad de un gobierno recién nombrado por el rey y de la clase política marroquí en su conjunto. Este gobierno ha recurrido a muchas maniobras para frenar las protestas, una de ellas intentar promover una política de separación de la lucha de la población de Rif respecto de la lucha del resto del pueblo marroquí después de que seis partidos políticos que forman parte del gobierno presidido por el Partido islamista de la Justicia y el Desarrollo, difundieron un escrito en el que acusaba a los manifestantes de separatistas, de recibir fondos del extranjero y de atentar contra la seguridad del Estado. Algunos medios de comunicación del régimen han ido más allá y han acusado a los activistas de pertenecer al Estado Islámico (Daesh) y de pretender crear un Estado integrista en el norte de Marruecos. Todas estas acusaciones no le han servido al régimen para nada, y las demandas de la población del Rif han conectado directamente con las demandas del conjunto del pueblo marroquí: justicia social, acabar con la corrupción, trabajo para la juventud, etc. Las manifestaciones de solidaridad en varias ciudades que han levantado la consigna: “Todos somos el Rif” han sido un duro golpe para el régimen.
 

Después de la detención de los líderes del movimiento popular, la activista Nawal Benaisa, ama de casa de 36 años con cuatro hijos, ha sumido un papel dirigente. El nuevo rostro del Hirak demostró un fuerte carisma y un sólido discurso cuando tomó la palabra ante miles de manifestantes, llamándolos a mantenerse en las calles hasta que todas sus reivindicaciones sociales sean atendidas y exigiendo la liberación de todos los detenidos en las protesta pacíficas. La movilización no ha terminado y muestra la grave crisis a la que se enfrentan un gobierno y un régimen podridos.

Enlaces relacionados:



2 comentarios :

  1. Cuando leo algunas argumentaciones mis neuronas sufren arcadas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te refieres a alguna en concreto?

      Eliminar